ACERCA DE LAS ALFOMBRILLAS

¿Qué es el proyecto MUFFIK?

En primer lugar, recordemos nuestra infancia despreocupada que pasamos en la naturaleza. Corríamos descalzos en la hierba, sobre piedras junto al río y sobre agujas de pino y piñas en el bosque. Saltábamos sobre troncos caídos y nos balanceábamos sobre ellos. Caminábamos en la orilla del mar, o cerca del río, buscando conchas vacías y construyendo castillos de arena o barro. Bajo los pies llevamos recuerdos de sensaciones agradables de nuestra infancia.
 
En la edad adulta, nos mudamos a las grandes ciudades y ya no estamos rodeados de naturaleza sino de una jungla de hormigón.
 
No deberíamos olvidar que los primeros años de vida de un niño son precisamente aquellos en los que descubre el mundo a través del tacto. Las habilidades motoras finas contribuyen al correcto desarrollo del habla.  
 
Una superficie lisa no puede dar a un niño una idea real de lo que realmente lo rodea. Es muy importante que reconozca el mundo a través de diversas sensaciones táctiles que difieran en dureza, estructura superficial y forma.
 
¿No sería genial si por lo menos algo nos recordara esos días en la naturaleza con los amigos?  No obstante, en un apartamento o una casa no podemos caminar sobre hierba, en un bosque o sobre la arena fina de una costa. ¿O sí podemos? Hoy, afortunadamente, ya contamos con tecnologías modernas gracias a las que todo es posible.
 
Tomamos elementos naturales reales como piedras, piñas o brizna de hierba, creamos plantillas 3D a partir de ellos y luego creamos alfombras rompecabezas MUFFIK a partir de los cuales puede armar su propio pedazo de naturaleza en la comodidad y seguridad de su hogar.
 
Las alfombras rompecabezas están diseñadas para que sea sencillo para todos montarlos, desmontarlos y cambiarle de posición.
Puede crear un sendero, una pista y un laberinto y jugar a muchos juegos de aventura y a juegos que requieran habilidades. Con nuestra ayuda, puede caminar sobre hierba en salón, convertir la habitación de los niños en una costa con caracoles y conchas, y el pasillo en un bosque con piñas y ramas. Puede ayudar a su hijo a desarrollar creatividad y habilidades motoras finas de forma no violenta a través del juego.
 
Si no nos cree, ¡compruébelo por sí mismo!